Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz.
George Sand