Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla. (Aristóteles)