Por primera vez la Fundación Vicente Ferrer participa en ‘La Vuelta ciclista a España’. Bajo el lema “Bicis que cambian vidas”, la FVF quiere conseguir 200 bicicletas y garantizar, así, que las niñas de los poblados de Gudibanda y Rolla en Andhra Pradesh (India) tengan acceso a la educación secundaria, ya que las bicis les permiten desplazarse a la escuela.

Grandes figuras del ciclismo como el corredor Miguel Indurain, Perico Delgado, José Vicente “Chente” García Acosta, el equipo Euskatel, Caja Rural Team, Movistar Team o el propio gobierno de Navarra apoyan la iniciativa. 

Hoy 17 de agosto con motivo de la salida de la Vuelta a España 2012 desde Pamplona el ciclista Miguel Indurain, el consejero de Políticas Sociales del Gobierno de Navarra, Jesús Pejenaute, el director de Deporte, Pruden Indurain, y José Vicente “Chente” García Acosta, han inaugurado el stand que la Fundación Vicente Ferrer tiene en el Paseo Sarasate de Pamplona del 16 al 19 de agosto.

Todas las personas que quieran participar en este nuevo reto de la FVF podrán adquirir por 10 euros unos broches con forma de bicicleta en el stand. La recaudación irá íntegramente al proyecto. También se podrán hacer aportaciones en la delegación de la Fundación en Pamplona. Si se prefiere también se podrá hacer un ingreso en la cuenta bancaria 2100-1787-31-0200076884 o a través de la plataforma de crowfunding www.migranodearena.org.

‘Bicis que cambian vidas’
En un país en el que 100 millones de niños y niñas en edad escolar no van al colegio y la tasa de alfabetización de las niñas de castas bajas en algunas zonas rurales no alcanza el 35%, una bicicleta puede cambiar sus vidas. Les otorga dignidad, independencia y una oportunidad de mejorar su futuro a través de la educación, al tiempo que repercute beneficiosamente en sus familias y en toda la comunidad.

Este proyecto de bicicletas lleva en marcha varios años y ha demostrado su eficacia: casi 7.000 niñas de los pueblos en los que trabaja ya cuentan con una bicicleta y, desde entonces, el 75% de las estudiantes acuden al 90% de las clases en escuelas que distan hasta cinco kilómetros de su aldea.

(fuente y foto: Fundación Vicente Ferrer)