El día que tú no ardas de amor, muchos morirán de frío.
François Mauriac