En vísperas del Día del Sida, MSF presenta una campaña para la prevención de transmissión del VIH de madre a hijo.

Detener la pandemia del sida es posible: diez años de lucha decidida han conseguido llevar el tratamiento a 8 millones de personas, y los últimos avances científicos, que confirman que el tratamiento también es prevención, permiten pensar en una primera generación sin VIH. Uno de los pilares del control de la pandemia es el Tratamiento para la Prevención de la Transmisión de Madre a Hijo (PTMH), que centra la última campaña de Médicos Sin Fronteras, ‘Amigos de Malik’, presentada ayer en Madrid.

Cerca de 3,3 millones de niños menores de 15 años eran VIH-positivos en 2011; en su inmensa mayoría contrajeron el virus durante el embarazo, el parto o la lactancia porque sus madres, VIH-positivas, no recibieron tratamiento. Al mismo tiempo, según los últimos datos del Programa de Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA), entre 2009 y 2011 se han evitado casi 410.000 nuevas infecciones en niños gracias a la administración de antirretrovirales a sus madres.

Malik es el símbolo de esa nueva generación libre de la pandemia: representa a los hijos de decenas de miles de madres que han tenido la oportunidad de acceder a los programas de PMTCT en todo el mundo. Con esta campaña, MSF propone una nueva forma de colaborar en la lucha contra el sida: hacerse amigo de Malik y respaldar los proyectos de la organización humanitaria en los que niños como él podrán nacer sanos porque sus madres recibieron tratamiento.

Malik nacerá en Zimbabue en febrero, y MSF quiere conseguir que haga amigos que le ayuden a él y a otros niños y a sus madres a esquivar la condena del VIH. Para ello, MSF lanza una campaña de microdonaciones: mediante el envío de un sms con la palabra AMIGO al 28033, todas aquellas personas que quieran acompañar a Malik estarán donando a MSF el importe íntegro del coste del mensaje (1,20 €). El sencillo gesto del sms será también la llave de acceso a la web www.amigosdemalik.org, en la que los amigos de Malik podrán saber más de su vida.

 (fuente y foto: MSF)