Nada perturba tanto la vida humana como la ignorancia del bien y el mal.
Marco Tulio Cicerón