Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.
Epicteto de Frigia