Las palabras son como las hojas; cuando abundan, poco fruto hay entre ellas.
 
Alexander Pope