Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.
Aristóteles