Yo soy un ciudadano, no de Aténas o Grecia, sino del mundo.

Sócrates