Acción contra el Hambre pondrá en marcha en los próximos días “baby tents” para recuperar y salvaguardar la lactancia – Los desastres naturales pueden tener consecuencias nefastas en la salud mental de la población y también en su estado nutricional, sobre todo entre los niños menores de dos años. La interrupción brusca de la lactancia por el estrés post-traumático es uno de los efectos más habituales.

 

Se trata de unas tiendas de campaña o espacios reservados exclusivamente para madres y bebés en periodo de lactancia en los que se trabaja el estrés post-traumático y se incentiva la recuperación de la capacidad de amamantar entre las mujeres afectadas por un choque brusco como un desastre natural o un episodio de violencia. Se las conoce como baby tents y han probado ser, en los últimos años, una herramienta eficaz para evitar el aumento de desnutrición aguda entre los niños menores de dos años tras una crisis brusca. “Miles de mujeres han perdido su capacidad de dar leche por el estrés post-traumático que ha supuesto el tifón y las inundaciones que le siguieron. Esta interrupción brusca puede tener consecuencias nefastas en la salud y estado nutricional de los niños menores de dos años, que quedan súbitamente desprovistos de su principal nutriente y de las defensas aportadas por la leche materna, sin estar todavía preparados para tomar otro tipo de alimentos”, explica Elena Rivero, responsable de nutrición en Acción contra el Hambre. Recordemos que la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses es una de las estrategias más eficaces para reducir la prevalencia de la desnutrición, tal y como establecen la Organización Mundial de la Salud.

“En estos espacios reservados se practican además otro tipo de intervenciones relacionadas con los buenas prácticas de salud, tratando de fomentar el vínculo entre madre e hijo y desarrollar un entorno afectivo saludable… intervenciones que, aunque no parezca evidente a simple vista, tienen una importancia crucial en la salud y el estado nutricional de los niños”, remata el Director Técnico de Acción contra el Hambre, Amador Gómez.

Este tipo de intervención, que Acción contra el Hambre ya ha desarrollado con éxito en zonas de Filipinas como Mindanao tras pasados desastres naturales, será una de las prioridades para la primera emergencia, prevista para 650.000 beneficiarios por un valor de 22 millones de euros.

 

Para colaborar con los damnificados por la emergencia en Filipinas:

Web Filipinas

Teléfono 900 100 822
Banco Santander 0049/0001/52/2410030007
Bankia 2038/1052/44/6000741510
La Caixa 2100/2999/93/0200030018