“Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada.” Edmund Burke