Actualidad

109.000 empleos sin cubrir, sobre todo en pymes

CEPYME y Randstad alertan de la falta de trabajadores

CEPYME y Randstad han celebrado (19.4.22) una jornada sobre la escasez de talento en las pequeñas y medianas empresas, que ha concluido con la advertencia de que las pymes están siendo las más golpeadas por el déficit de trabajadores, cada vez más acuciante en algunos sectores y zonas del país.

Durante la jornada, ambas organizaciones han llamado la atención sobre el elevado número de vacantes sin cubrir que tiene el mercado laboral español y que actualmente se cifra en 109.000 puestos, la gran mayoría en las pymes, según datos del INE.

Igualmente, se ha puesto de relieve que España sigue teniendo grandes problemas estructurales en el mercado laboral, como refleja la paradoja de que, por un lado, sigue habiendo 3,1 millones de desempleados y, al mismo tiempo, muchas empresas están sufriendo la falta de trabajadores para poder continuar con su actividad.

La inauguración de la jornada ha contado con la intervención de los presidentes de CEPYME, Gerardo Cuerva y de Randstad, Jesús Echevarría. El presidente de CEPYME ha señalado que “casi el 70% de las vacantes de empleo que hay en estos momentos en España están en empresas de menos de 200 trabajadores y afecta a todos los sectores, desde la agricultura a la industria, pasando por la construcción y los servicios”. En este sentido, el presidente de CEPYME ha señalado que la falta de mano de obra afecta especialmente a las pymes, al no disponer de recursos para atraer a los trabajadores que estas empresas necesitan. Se trata de un problema que ralentiza la recuperación y supone un gran desafío para el futuro de nuestra economía, poniendo en riesgo” buena parte del tejido productivo, sobre todo en zonas despobladas”.

Por su parte, el presidente de Randstad, Jesús Echevarría, ha destacado que «el déficit de talento es una cuestión crítica en nuestro país y será un problema mayor. En este déficit de talento convergen tres problemas: el demográfico, la baja tasa de ocupación y la falta de formación, sobre todo entre los desempleados. Las empresas se tienen que convertir en empresas atractivas para los empleados: con una mayor conciliación y flexibilidad, apostando por la responsabilidad social corporativa y fomentando la cualificación y recualificación de sus trabajadores”.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, ha presentado un diagnóstico de la situación, destacando que España tiene un problema de déficit de talento, “un 56% de empresas está teniendo problemas de búsqueda de perfiles, tanto de alta cualificación como de baja cualificación. Vivimos una revolución industrial que cambia el entorno laboral de manera radical, aunque hay una diferencia fundamental, ahora el cambio es más rápido. La digitalización, la revolución 4.0 es el cambio».

Causas y consecuencias de la escasez de mano de obra

Entre las causas del déficit de trabajadores, se encuentra la falta de competencias formativas que se necesitan en el mercado de trabajo; la escasa movilidad geográfica; el envejecimiento de la generación del baby boom; la burocracia que hay que afrontar para buscar trabajadores, o las deficiencias en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura.

Entre las consecuencias de la falta de mano de obra destacan el agravamiento de la despoblación, el cierre de pymes y el recorte en la productividad de las empresas, ya que la falta de personal impide a las compañías desarrollarse e innovar. Asimismo, el déficit de trabajadores se convierte un freno de la actividad y de la inversión. También se puede traducir en un grave impedimento para la recepción de los fondos europeos, que son esenciales para relanzar la actividad económica tras la pandemia de Covid-19.

Estos factores se han puesto de relieve en las mesas de debate desarrolladas en el transcurso de la jornada, en las que los representantes de los distintos sectores han expuesto su situación, las consecuencias de la digitalización y las posibles soluciones.

Por ejemplo, el presidente de AMETIC, Pedro Mier, ha señalado los problemas del sector por la falta de perfiles técnicos la necesidad de “prestigiar la Formación Profesional”. Ha demandado “formadores, profesionales de la formación, que a su vez tengan capacidad para formar y prestigio”. En este sentido, AMETIC ha propuesto “un plan nacional de formación en habilidades digitales, actuar con gran rapidez y poner la formación como la primera prioridad”.

Por su parte, el secretario general de CEOE Castilla y León, David Esteban, se ha referido a los problemas de despoblación y de formación en la Comunidad. “Tenemos 40.000 estudiantes de FP y 70.000 universitarios. Esa situación se va a agravar con el paso del tiempo. En Castilla y León tenemos 15.000 alumnos que no van a encontrar trabajo porque han hecho carreras sin salidas y 15.000 vacantes”, ha señalado. En su opinión “se tiene es que dotar a la FP de una financiación adecuada y hacer una apuesta firme esta formación”.

Por último, Marc Armesto, coach business manager de Randstad Technologies ha destacado que el sector TIC emplea en España unas 600.000 personas y hay una brecha entre oferta y demanda brutal «Todos sabemos que la tecnología empuja la productividad, nos vamos de frente contra la realidad y tenemos un paro mínimo de los profesionales en el sector tecnológico, con una demanda creciente de profesionales cualificados. Tenemos que ser capaces de formar para ser más productivos».

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.