La opinión de...

La importancia de la DUE DILIGENCE

Ana Pérez Fernández-Espada, socia de ALIATS-LEGAL, y responsable del departamento de Derecho Mercantil de la firma legal, nos habla en esta tribuna sobre la importancia de realizar una DUE DILIGENCE en el proceso de venta o fusión de una empresa, ya sea una gran empresa, o una PYME.

¿Qué es una DUE DILIGENCE?

DUE DILIGENCE o Diligencia Debida, es un proceso primordial que debe llevarse a cabo, aconsejablemente, antes de la adquisición de la empresa.

Para entendernos de forma clara, podemos decir que es un proceso de auditoría, análisis y control del estado en el que se encuentra el negocio que se tiene la intención de adquirir.

¿Por qué realizar una DUE DILIGENCE?

Desde la experiencia que nos avala como abogados de empresa, vemos un proceso fundamental, la elaboración de una DUE DILIGENCE para valorar la inversión a realizar con la adquisición de un negocio.

Permite analizar todos aquellos riesgos, y aspectos legales y financieros a tener en cuenta, que a simple vista no se ven. Así mismo, permite sentar las bases para una futura negociación sobre el precio de la transmisión.

¿Qué queremos conseguir con la DUE DILIGENCE?

Un aspecto muy importante es analizar la rentabilidad de la operación que se va a llevar a cabo, ya se venta o fusión. Obtenemos información privada de la empresa, la cual es imprescindible para fijar un precio de transmisión, sentando las bases de una negociación. De la información que obtengamos, podemos tener un escenario claro de los riesgos –  y ventajas – a los que tendrías que hacer frente, si decides hacerte con el negocio.

Es importante conocer aspectos como las deudas que tiene el negocio, los diferentes contratos existentes (arrendamiento, proveedores, publicidad, prestación de servicios, etc.), litigios, licencias, marcas, derechos de propiedad intelectual, aspectos laborales (trabajadores, inspecciones de trabajo, despidos, etc.), aspectos mercantiles (aumentos/reducciones de capital, valor de las acciones/participaciones, órgano de administración, depósito de cuentas, etc.).

Con todo ello, obtienes una valoración global del negocio que, como decía antes, sienta las bases para buena negociación de cara a establecer un precio.

¿Quién, y cómo, se hace una DUE DILIGENCE?

Estos procesos, de interés para el futuro adquiriente, se llevan a cabo por profesionales especializados como abogados y financieros, normalmente equipos mixtos.

Las fases de la DUE DILIGENCE son:

  • Solicitud de la información y Acuerdo de Confidencialidad. Se debe firmar un documento donde se señale, que toda la documentación aportada es confidencial y no podrá ser revelada.
  • Clasificación y análisis de la documentación. Es el grueso de la operación. Se analiza, uno por uno, todos los documentos aportados, estudiando el impacto que puede tener en la operación.
  • Elaboración del Informe. Se redacta y entrega el informe al interesado, en el que se comunican la información obtenida, detallando los riesgos y aspectos relevantes a tener en cuenta para la finalización de la operación.

Tras este proceso, el futuro adquirente tiene la información necesaria para entablar una negociación, donde establecer un precio adecuado de la operación, teniendo todas las garantías de conocer las entrañas del negocio que quiere adquirir.

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.