Entrevistas

«Los sueños no se cumplen así sin más, los sueños se trabajan»

Entrevista a Susana Nascimento, CEO de MÜA Studio, una tienda de joyas y bisuterías sostenibles afincada en Madrid

Susana, naciste en Madeira, te criaste en Venezuela… hasta llegar a España. ¿Puedes contarme un poco tu experiencia y cuándo nació tu pasión por las artes gráficas?

Pues sí, nací en la hermosa isla de Madeira de Portugal; la verdad es que provengo de una familia creativa, en Madeira las mujeres son grandes bordadoras y creativas anónimas, siendo muy pequeña emigramos a Venezuela. Soy la hermana mayor de 3 hijos, desde muy niña siempre me recuerdo ocupada creando, dibujando, cociendo, así que sin dudarlo estudié artes gráficas bajo el techo de cristal en la Escuela de artes visuales Cristóbal Rojas en Caracas. La experiencia fue emocionante y enriquecedora, la estructura de la escuela era como un gran invernadero, así que me imaginaba que todos éramos como flores especiales que crecían protegidas. Trabajé en galerías y de forma paralela siempre creaba mis propios accesorios incluso  mi ropa, a mis amigas y compañeros de trabajo les encantaban.

El panorama en Venezuela comenzó a empeorar y sentí que era momento de partir. Antes de mi llegada a España y convertirla en mi hogar, visité países como USA e Israel, por los cuales me sentí especialmente maravillada por la forma de vida, riqueza cultural y emprendedora.

Te defines “madre soltera emprendedora”, me imagino que el emprender haya sido, al menos en un primer momento, una necesidad…

Sí, fue una necesidad, la necesidad de criar a mi hija y hacer lo que me gusta. Vivía sola con ella y no tenía familia en la misma ciudad. Aunque yo diría que el espíritu emprendedor lo tengo desde pequeña pues bien la primera vez que vendí piezas creadas por mi tenía 9 años y eran pulseras. Siempre fue un hobby paralelo a mi trabajo, pero una vez que nació mi hija sentí el maravilloso impulso de convertir lo que era un hobby en sustento y así conseguí el equilibrio entre mis dos pasiones. Artista y Madre. MÜA es el resultado de ese instinto de superación combinado con mi faceta más creativa.

Por favor, cuéntame del día que entraste en una tienda de instrumentos musicales y descubriste un material particular… ¿Nació allí la idea de crear joyas?

Es curioso la verdad, yo ya creaba joyas, pero de allí surgió la idea de crearlas con resinas naturales. Te cuento, una vez tuve el impulso de entrar a una tienda de instrumentos musicales, pero no sabría decirte porque ya que no toco ninguno (jajaja), al fondo escuchaba como el dependiente hablaba del material que cubren las guitarras eléctricas, no paraba de repetir con entusiasmo que era un material muy ligero, con una textura maravillosa, así que decidí incluirme en la conversación y hacer varias preguntas ya que apenas entre en contacto con el acetato vi la oportunidad de crear pendientes grandes que no pesaran nada.

Investigué y descubrí que además con este material se fabricaban las gafas de pasta y que era sostenible, fue emocionante porque la sustentabilidad era algo que estaba en mis planes.

Uno de los primeros colores que utilicé en mi colección fue el de efecto Carey, en homenaje a estas tortugas que están en peligro de extinción. Me pareció importante contar la historia de esta especie ya que mucha gente desconoce la procedencia del carey y crear una alternativa para su sustitución.

Quería crear una pieza versátil y divertida para que mis clientas pudieran jugar con ellas usando sus piezas juntas, separadas o desiguales. De ahí nace el concepto de pendientes 3 en 1. Sus piezas se pueden separar fácilmente. Me gusta que las clientas se sientan partícipes de la creación de la pieza, ya que ellas hacen su propia elección. Es un trabajo en equipo. Es una colección mutable con una amplia gama de colores. La otra ventaja de esta resina natural es su ligereza, realmente no pesan nada las piezas. Por lo que los pendientes no perjudican el lóbulo de las orejas. ¡Tienes que ver sus caras de emoción!

MÜA Studio, ¿Por qué este nombre y qué significa?

Mucha gente me ha preguntado por el significado de la palabra MÜA. La gente se sorprende cuando les cuento que se trata de un término de origen tahitiano que hace referencia al concepto de continuación de una nueva era y como no me gusta partir de cero, es MÜA como los besos que me da mi hija (Mami mua) y la fonética del yo francés un nombre cargado de intención para mi marca.

La sostenibilidad es el pilar fundamental de tus creaciones: ¿tus joyas ayudan a sensibilizar a la gente sobre la importancia de la sostenibilidad?

Claramente la industria de la moda en general no ha sido agradecida con la madre Tierra y creo que cada paso, por muy pequeño que sea, hace un camino para reconciliarnos con ella. Esto forma parte de los valores de MüA y estoy comprometida a crear piezas de forma ética. Además de la resina natural de los pendientes, los empaques de MüA Studio han sido diseñados en un formato pequeño para ahorrar material. Todo el stock es guardado en bolsas biodegradables y en el taller trabajan con energía sostenible. Nuestras tarjetas de visita y pegatinas son veganas y el empaque de envío es también biodegradable, para así aportar lo tan común dicho: Nuestro pequeño grano de arena. Luego se sumó el metacrilato que además de ser un material ligero se regenera sin causar residuos tóxicos. A menudo nos encontramos con la duda de cómo podemos ayudar e influir de manera positiva con el medio ambiente y esto sin duda ayuda a sensibilizar a la gente.

¿La pandemia ha afectado mucho a tu actividad? ¿Cuál ha sido tu reacción?

Indudablemente la pandemia nos tomó a todos por sorpresa y mi primera reacción fue aprovechar y hacer todo aquello para lo que nunca tenía tiempo y no conectar con el miedo colectivo, así que me apunté a un master de emprendedores online, me leí 14 libros, me desconecté de las noticias, diseñé nuevas colecciones, rediseñé la web y todo lo relacionado con la imagen de MüA.

Me he apuntado una frase tuya en tu web: espero “crear cosas que hagan felices a las personas, para agregar algo grande o pequeño a su día…” Debería ser el motivo de cualquier forma de arte… tú, ¿Cómo lo ves?

Efectivamente el arte no sólo ha de ser una forma de expresión, sino también tener implícita una finalidad. Podría contar tantas historias relacionadas con piezas creadas por mí, y que luego han sido compartidas por mis clientes, historias que encierran mucha emoción y eso me motiva profundamente. Pero, ¿sabes Anna? También hay que  recordar que nuestros talentos, sean cuales sean, son una forma de arte.

Un mensaje para las mujeres que están pensando emprender: ¿Qué les dirías?

Es una responsabilidad dar un mensaje, pero lo primero que me viene a la mente es que los sueños no se cumplen así sin más, los sueños se trabajan y a esto puedo agregar que el amor propio es la base de todos los amores y tu emprendimiento es uno de ellos, es fundamental prepararse tanto en lo personal como en lo profesional porque hará que tus raíces sean más fuertes, no dejes que el perfeccionismo te impida comenzar, ni te impida seguir. Todos tenemos un talento que seguramente es una idea ganadora para una necesidad, los actos en los que todos ganan son magníficos, no todo saldrá como lo planeas, pero detrás siempre hay una razón y aprendizaje para hacerlo mejor y avanzar, aprende a organizarte, prioriza, delega, madruga, mueve tu cuerpo, crea nuevos hábitos, medita, rodéate de relaciones sanas, pregunta y nunca te caigas cuando alguien te de una opinión contraria, es sólo su opinión no una verdad absoluta.

Anna Conte

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.