Blog

Comida, un bien de valor, no un juego

posted by adrian 27 septiembre, 2012 0 comments

En Europa se tira a la basura la mitad de los alimentos que se compran: 89 millones de toneladas al año. Anualmente, cada habitante de Europa tira 179 kilos de comida. Se prevé que en 2020 la cantidad de alimentos que tiremos aumente un 40%. Son los datos de un informe de la Comisión Europea de la primavera de este año.

En el mundo hay 850 millones de personas que sufren hambre crónica. Cada noche, cuando se acuestan, no saben si al día siguiente tendrán suficiente comida. A esta incertidumbre se denomina “inseguridad alimentaria”.

Yo, tu, y tu… nos encontramos dentro del 1% más afortunado del mundo, pese a esta crisis, pese a lo que nos cuentan sobre nuestro futuro.

La campaña de ALBOAN “La comida no es un juego” quiere llamar nuestra atención sobre este tema y pedir nuestro apoyo a los proyectos que tratan de combatir la inseguridad alimentaria. ¿Un ejemplo? Con 10€ en India, podrán costearse una azada para labrar la granja colectiva.

Pero hay algo más que todos podemos hacer, ponendo en marcha un estilo de vida más solidario. Antes de todo, podemos reducir los residuos alimenticios que producimos.  Estamos tan acostumbrados a tener todo tipo de productos alimenticios a nuestra disposición cuándo, cómo y en las cantidades que deseamos, que estamos dejando de percibir la comida como un bien de valor y por lo tanto somos menos sensibles ante su derroche.

 

¿Estamos dispuestos, con una nueva conciencia sobre el valor de la comida, a frenar el crecimiento de residuos alimenticios? La fundación Consumer-Eroski nos da algunos consejos:

  1. Antes de ir a comprar, planifica qué es lo que necesitas realmente. Para ello te ayudará hacerte un menú semanal y revisar a fondo qué falta en los armarios. De este modo evitarás comprar el doble de comida.
  2. Presta especial atención a las indicaciones de las etiquetas de los productos como la fecha de caducidad: así evitaremos comprar productos que caduquen antes de que los queramos consumir.
  3. El hambre es un mal compañero de compras: esta sensación propiciará que tu carro se llene más de lo previsto. Por ello, evita estas adquisiciones innecesarias.
  4. Pásate a la compra a granel, de este modo será más fácil acertar en la cantidad de alimento que necesitas y evitarás generar sobras.
  5. Ordena la nevera según la fecha de adquisición de los productos. Colocar los alimentos nuevos en la parte trasera del frigorífico y los más antiguos en la parte delantera ayudará a que éstos últimos no terminen caducando en el fondo de la nevera.
  6. Mantener el frigorífico a una temperatura de entre 1 y 5ºC hará que los alimentos duren frescos más tiempo y puedan ser aprovechados en un periodo de tiempo más largo.
  7. Puedes utilizar los restos de comida que sobran de un día para otro para elaborar nuevos platos o congelarla para poder consumirla más adelante y que no terminen en la basura.
  8. La comida que ya no puede consumirse al menos puede reciclarse en abono para plantas. De este modo, aunque no podamos recuperarla podremos darle un nuevo uso.

 

Por fin, Algunas ideas para reciclar comida

 

You may also like

Leave a Comment